ESCULTURAS DE MADERA

Mi obra abarca diferentes estilos escultóricos, abstracción, escultura figurativa… Me gusta explorar las formas en la que considero que es la principal virtud de la escultura: la tridimensionalidad.

En base a eso, algunas de mis piezas permiten rotarlas en su base para poder modificar el punto de vista y disfrutar de las diferentes perspectivas que pueden ofrecer.

El material principal que utilizo es la madera que, en ocasiones, interactúa con otros materiales como pueden ser la piedra o el metal.

La madera es uno de los materiales más nobles. Ha sido mi expresión durante más de 30 años de trabajo profesional y es un material que conozco, me seduce y despierta mi creatividad.

La madera aporta calidez, permite que los espacios sean acogedores y es la base de la decoración.

Es un universo de perfecta imperfección que esconde toda su delicadeza detrás de su aparente robustez.

No es un material fácil… y eso me fascina porque me impulsa a explorar, a investigar y a jugar con las formas para definir un sentimiento en cada obra.

Arte de materia noble

Materiales llenos de simbología

Algarrobo en uno de los campos de Ibiza con la tierra rojiza tan característica de la isla

El material también tiene su propia historia y una simbología especial que se transmite a cada obra. Es el caso de la madera procedente del algarrobo que es un emblema del paisaje agrícola de la isla y un testigo de la memoria.

En la actualidad, es un producto que se está relanzando debido a sus propiedades como superalimento y también es un material que utilizo en alguna de mis obras a través de restos procedentes de las podas de este árbol autóctono de Ibiza.

Otro material que expresa esa fuerza, densidad y estabilidad es la madera de Iroko que es conocida como la teca africana y que también es habitual en mis esculturas así como el pino que destaca por su versatilidad o el roble que también resalta por su resistencia.

De la idea a la obra

A la hora de realizar una escultura sigo básicamente dos vías. En una de ellas la pieza es la culminación de un proceso que parte de una idea o concepto propio o de un encargo en el que hay que seguir alguna premisa. En este proceso, intervienen una serie de pasos que desembocan en la pieza final: la elección del tipo de madera, bocetos, pruebas… hasta por fin obtener la pieza final.                                                                                                                                                                                

 La otra línea de trabajo, más intuitiva, consiste en elegir una pieza en bruto sobre la que trabajar e ir dándole forma sobre la marcha guiado por las características o posibilidades del material y por las formas que van surgiendo a medida que lo trabajo.

 La creación de cada nueva escultura es una aventura apasionante. Supone enfrentarse a una pieza de madera y conseguir (mediante formas y texturas) que llegue a transmitir esos sentimientos, emociones y sensaciones que yo experimento al crearla.